El primer contacto que tuve con Canarias Masterclass fue en la jornada de puertas abiertas de la ULL, donde un chico que repartía folletos nos explicó de qué trataba. La semana siguiente, vinieron a dar una charla a mi colegio, Colegio Casa Azul, y fue ahí cuando di el salto y me apunté.

Desde ese momento estuve cada día pensando «acuérdate de que en marzo tienes que mirar el correo para hacer el test».  No tenía muchas esperanzas, la verdad, pero conseguí pasar de fase. Cada vez que se anunciaban los resultados estaba muy pendiente y sobretodo ansioso por saber si ya iba a acabarse la suerte. Para mi sorpresa y alegría, no fue así.

A principios de mayo conocí a mi mentor, Nicolás, que trabaja para Sati, una compañía de Binter. Cuando me empezó a hablar de a dónde iba a ir para pasar la experiencia, me empezó a salir una sonrisilla. Iba a ir a los hangares de Binter Technic y Sati, en el aeropuerto de Gando en Gran Canaria.

El 21 de mayo llegó, y tuve que coger un avión para ir hasta allí. Al llegar me di cuenta de que no estaba solo, coincidí con otro ganador de Canarias Masterclass en el día de la visita. Esto nos vino bien ya que tuvimos 2 mentores en vez de 1. Llegamos al área restringida de Aena, y de camino a los hangares pudimos ver los helicópteros de salvamento y de la policía nacional. Cuando llegamos los dos nos quedamos impresionados al ver como reparaban un avión exactamente igual al que nosotros habíamos cogido para ir allí. José (el mentor del otro chico) empezó a explicarnos que los aviones tienen caducidad, el tipo de revisiones que se les tiene que hacer, etc, y nos dejaron meternos en la cabina de ese avión, un ATR 72-500.

Después nos explicaron qué hace cada uno de los botones. Aunque algunos no entendí para qué sirven, muchos si, y te hace darte cuenta del nivel de tecnología y complejidad de un avión, además de todas las medidas de seguridad que tiene. Luego salimos y nos enseñaron algunas partes que estaban al aire libre porque se estaban reparando. Por ejemplo, nos enseñaron el lugar donde van las cajas negras, que no son negras, son rojas, y hay dos. Una graba los sonidos de la cabina (el diálogo entre los pilotos) y la otra los datos de navegación del vuelo.

Tuvimos mucha suerte y pudimos subirnos también a un ATR 72-600 que tenían preparado para volar. El 500 y el 600 son básicamente el mismo avión. La principal diferencia entre ellos era que los instrumentos de cabina del 600 eran digitales y los del 500 eran analógicos.

Luego volvimos al hangar de Binter Technic y vimos cómo reparaban un agujero de una pieza de fuselaje con fibra de vidrio, además de ver de qué está hecha un aspa de la hélice. Es un núcleo de fibra de carbono recubierto de fibra de vidrio.

Seguidamente nos movimos al hangar de Sati. Dentro tenían un avión que estaban desguazando. Nos enseñaron los distintos talleres que había. Posteriormente nos tomamos un descanso en una pequeña sala donde conocimos a más personas. Nicolás y José nos empezaron a explicar el funcionamiento de una compañía aérea y los distintos ámbitos en los que puede trabajar un ingeniero aeronáutico, que son muchos más de lo que yo pensaba, desde el apartado comercial (los aviones que se van a alquilar/comprar) a lo que uno normalmente se imagina, el mantenimiento. El trabajo de Nicolás, a modo resumen, consiste en asegurarse de que los aviones son reparados correctamente además de intentar mejorar la manera en que estos son reparados. Insistió mucho en la idea de que tenían que adelantarse a lo que pudiera ocurrir. Justo después nos enseñaron piezas de un motor que habían sido cambiadas porque estaban defectuosas, y el único defecto que tenían era una pequeña muesca que costaba hasta verla. Tras esto, nos llevaron al taller de los motores, donde nos explicaron su funcionamiento y pudimos ver uno.

Y aquí se acabó la visita. Me gustaría darle las gracias a Canarias Masterclass por haberme dado una oportunidad que ni yo mismo me creo que haya tenido, y también a Nicolás y a José por haberme acompañado y explicado todo. Para aquellas personas que tengan miedo de volar en avión, cuando ves la cantidad de controles y revisiones que se le hacen a las aviones, y todas las medidas de seguridad que tienen, te das cuenta de que volar es algo muy pero que muy seguro.